Entradas con la etiqueta ‘ventaja probabilística’


ene
3rd

Progresiones en Sistemas de Casino

Progresiones en Sistemas de CasinoHay muchos sistemas de apuestas para casino que prometen alcanzar una ganancia casi seguro si se apuesta en forma correcta durante un lapso de tiempo más o menos largo, sosteniendo un ritmo adecuado de ejecución.

Estos sistemas de apuestas, por lo general, incluyen progresiones. Las progresiones suelen ser ineludibles en los buenos sistemas. Su sentido último es la de compensar a favor del jugador u desequilibrio probabilístico que los juegos tienen a favor del casino.

Se trata de un porcentaje muy pequeño, pero que a la larga se transforma en ganancias par la banca. No se conocen otras formas hasta la fecha que no utilicen progresiones en las apuestas, con el riesgo conocido que ellas implican, de revertir las condiciones en que un jugador debe enfrentarse al casino.

Entonces, si bien las progresiones parecen asomar de la caja de herramientas del jugador, como la única capaz de hacer por el la deseada tarea de colocarlo en una situación de ventaja probabilística frente al casino, al mismo tiempo, de acuerdo a lo que anticipamos, le hace correr un riesgo, el cual consiste en tener que elevar su propia apuesta hasta una cifra que no pueda llega a costear, incurriendo en lo que se denomina bancarrota.

Por ello hay que tomarlas en forma precavida y utilizarlas con plena conciencia de que llegado un cierto punto quizás tengamos que aceptar que ya no podremos seguir apostando. Por lo demás, como metodología de un buen sistema mediante el cual aspiremos a colocarnos bien frente al casino, las progresiones son prácticamente ineludibles.

dic
9th

La Ganancia Suficiente

La Ganancia SuficienteSi acaso hay una condición que hace posible que los juegos de azar y de apuestas de los casinos existan, esa condición es, justamente, la existencia de probabilidades. Las probabilidades son las que hacen que los juegos representen una dificultad para el jugador, lo cual se convierte, automáticamente, en una ventaja para el casino.

Sabemos bien, nuestra experiencia como jugadores de casino así nos lo indica, que el dinero que sale de las arcas de los jugadores va a parar a la del casino. También existe el circuito inverso: cuando el jugador gana dinero quien debe abonarle esa ganancia es el casino.

Las probabilidades son las que revisten el carácter de los juegos. Diferentes juegos conllevan diferentes probabilidades. Siempre, a priori, demarcan un territorio tal como para que el casino reciba su porcentaje suficiente.

Solo los jugadores más avezados son capaces de hacer desaparecer esa ventaja probabilística, que en términos reales, puede ser derrotada en infinidad de diversas ocasiones, pero supone un condimento de favor hacia la banca que a la larga debería primar.

Los jugadores que pueden hacerla desaparecer, esfumarla al menos por un tiempo, saben que así y todo no ganarán siempre. Tampoco el casino gana siempre. En efecto, ganar siempre no es ni siquiera necesario. Lo único que importa cuando se apuesta en un casino es ganar lo suficiente.

Que nuestras ganancias sean suficientes, quiere decir que compensen las pérdidas, que nos garanticen que nos hemos pasado un excelente rato, que hemos disfrutado del juego, y si puede ser, que nos llevemos nuestros propios dividendos.

jun
21st

Cartas contadas

cartas-contadasEn muchos lados se habla de la estrategia básica del blackjack.

Desarrollada promediando el siglo XX por matemáticos aficionados al juego, esta estrategia nos indica de acuerdo a una grilla muy bien definida y justificada, basada en la probabilidad teórica y abstracta (es decir, sin tomar en consideración las cartas que ya han ido saliendo, sino simplemente de acuerdo al peso que tiene cada carta al comenzar el juego), cuándo pedir, cuándo plantarnos, cuándo duplicar la apuesta, cuándo abrir los pares de cartas iguales, cuándo pedir el seguro y cuándo, si acaso está permitido, renunciar.

Su recomendación está fundada en la necesidad de neutralizar la ventaja probabilística que presenta la banca en relación al jugador. Cartas contadas